Albania y Macedonia del Norte arrancan las negociaciones de adhesión a la UE

Bruselas, 19 jul (EFE).- Albania y Macedonia del Norte arrancaron este martes las negociaciones de adhesión con la Unión Europea, después del compromiso que alcanzaron Skopje y Bulgaria durante el fin de semana para resolver la disputa identitaria que ha impedido el inicio de las conversaciones.

«Un momento histórico», en palabras de la presidenta de la Comisión Europea, Ursula Von der Leyen, que recibió en Bruselas al primer ministro de Albania, Edi Ramia, y al de Macedonia del Norte, Dimitar Kovacevski, antes del inicio de la primera Conferencia Intergubernamental con ambos países.

Diecisiete años después de que Macedonia del Norte adquiriese el estatus de país candidato y seis desde que lo obtuviese Albania, hoy se dio el pistoletazo de salida a las negociaciones de adhesión, en las que Bruselas vigilará que cumplen con los valores y con las reglas comunitarias, antes de entrar en la UE.

MACEDONIA DEL NORTE

Antes de llegar hasta aquí, el país cambió en 2019 su nombre -de República de Macedonia al actual de Macedonia del Norte- para resolver el conflicto histórico con Grecia que, con una región limítrofe en el norte que también se llama Macedonia, vetó su ingreso en la OTAN y en la UE hasta que no se modificase la nomenclatura.

Y el pasado fin de semana, el Parlamento de Skopje aprobó la propuesta de compromiso que ha negociado en Bruselas para levantar el veto de Bulgaria, con la que Macedonia del Norte acepta que su lengua tiene raíces búlgaras y ambos pueblos un pasado común.

«Hoy es el día en que empezamos a escribir un nuevo capítulo en la historia de Macedonia del Norte, un capítulo de prosperidad y progreso», aseguró Kovacevski ante la prensa, al término de la primera Conferencia Intergubernamental.

Kovacevski, de hecho, habló en su lengua, reivindicando que «la UE nos acepta como macedonios que hablan macedonio, respetando completamente nuestros rasgos identitarios», en un mensaje dirigido a la oposición de su país que rechaza el pacto de compromiso por considerar que se ha cedido ante Bulgaria.

Quiso también reivindicar así que el macedonio será reconocido como lengua una vez el país entre en la UE, algo que Kovacevski espera que suceda «rápido».

Las negociaciones formales con Macedonia del Norte no empezarán, sin embargo, hasta que el país apruebe la enmienda constitucional que incluya a los búlgaros residentes en el país (unas 3.500 personas) como un pueblo constitutivo del Estado.

ALBANIA

Albania, junto con Macedonia del Norte, recibió en 2020 el visto bueno definitivo de la Comisión Europea para iniciar las negociaciones, pero los países de la UE han querido unir el destino de ambos países como una forma de presionar a Sofía para que levantase su veto a Skopje.

«Los últimos años han sido una saga de trabajo duro, expectativas, promesas incumplidas y agonías», señaló Rama ante el resto de países de la UE, durante la Conferencia Intergubernamental, mostrando así su descontento por cómo ha ido el proceso.

«Estoy contento (…) y nunca pensé que encontraría la felicidad en este edificio», afirmó, no obstante.

«Los Balcanes Occidentales tienen una importancia geoestratégica clave para la Unión Europea, y este es un momento en el que se demuestra esta importancia», afirmó el alto representante de la UE para Asuntos Exteriores, Josep Borrell, que destacó también que Albania se ha alineado completamente con la UE en sus sanciones frente Rusia

Las negociaciones de adhesión cuentan con 35 capítulos que los países candidatos tienen que cumplir para respetar los valores y los principios de la UE en cuestiones clave como el Estado de Derecho o la lucha contra la corrupción.

Un proceso largo que sigue ritmos distintos para cada país y que Francia logró endurecer hace dos años, de tal manera que cualquiera de estos capítulos se pueda reabrir si no hay avances en los demás.

Mientras tanto, ambos países irán avanzando en su coordinación con la UE, Albania, por ejemplo, entrando en el Mecanismo Europeo de Protección Civil con lo que los países europeos le podrán ayudar ante desastres naturales, o Macedonia del Norte negociando el envío del personal de Fontex a su frontera.

«Los Balcanes Occidentales pertenecen a la UE y necesitamos que esto ocurra», afirmó, también, el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel.

Comentarios
Difundelo
Permitir Notificaciones    OK No gracias