Centro Histórico Santiago incluyente de migrantes de Haití y China

Haitianos, chinos y dominicanos impulsan un activo ritmo económico en el centro histórico de Santiago. Se visualiza un comportamiento socio-demográfico similar a las ciudades mediterráneas de Marruecos, Argelia, Túnez, Libia y Egipto, relacionado a migrantes africanos subsaharianos.

Estos cinco países limitan la franja sur de la Europa mediterránea. Naciones con presencia de migrantes provenientes de Níger, Chad, Sudán y otras naciones de África. Africanos similares a los “negros, dulces y calientes” como en tertulias centroamericanas de los años 80 del pasado siglo XX, reseñaba de sus compatriotas, el intelectual haitiano Gerald Pierre Charles.

Asimismo, el centro histórico santiaguero evidencia actividades comerciales con participación de empresarios chinos. También grandes servicios de salud netamente santiagueros, ofertados por las clínicas Corominas y Bonilla. Asimismo servicios jurídicos, religiosos, gastronómicos y culturales. Solo 19% del territorio es para residencias con 9,500 vecinos, que intercambian con 450 mil visitantes por semana.

Puede leer también: Exembajador de Haití advierte bandas haitianas son un peligro para RD

Se albergan más de 1,300 negocios contenidos en 600 metros cuadrados. Un espacio que conecta edificios como Monumento a los Héroes, Catedral Santiago, iglesia La Altagracia, parques Colón y Duarte, palacios de Gobernación y Consistorial, Centros de Recreo y Cultura, Casa de Arte, 37 por las Tablas, Fortaleza San Luis, edificio de Correos, hotel Mercedes, Casa Báder, entre muchos otros. El especial de BBC de Londres sobre Karl Marx subraya “el capital tiene vida propia”. Como célula del “capitalismo”, el capital cobra cuerpo en el dinero. Dinero que impone ritmos sociales que van más allá de las aspiraciones patrioteras de algunos dominicanos.

Esa ola de haitianos y chinos con capacidad adquisitiva es dinamizante. Logra que más del 60% de los negocios del casco urbano estén abiertos los domingos. Es una demanda derivada del activo crecimiento de las construcciones en todo Santiago, sector donde los trabajadores haitianos predominan.

Según estudios, del 2006 al 2021, la Oficina de Planeamiento Urbano (OMPU), aprobó ´4,321 edificaciones. Un promedio de 288 nuevos edificios en la ciudad cada año. Construcciones que demandan la capacidad constructiva general o especializada de los haitianos.

Este centro histórico es territorio por donde circulan más de 30 mil millones de pesos anuales que deben sumarse a un monto similar que se comercia en el Hospedaje cercano. Es zona que vale lo que pesa en oro. Es la base económica que explica las activas inversiones del presidente Luis Abinader en Santiago.

Inversión pública recuperable a corto plazo en impuestos y empleos directos. Unos RD$2 mil millones este año, si se consideran las que efectuará también el Banco de Reservas. Por eso indicamos que el centro histórico debiera ser socio-culturalmente más incluyente con los activos migrantes de Haití y China.

Comentarios
Difundelo
Permitir Notificaciones    OK No gracias