Comercios parcialmente cerrados y movilizaciones de universitarios en la huelga de Irán

Teherán, 7 dic (EFE).- Irán vivió hoy una nueva jornada de huelga con comercios parcialmente cerrados y sobre todo movilizaciones de universitarios, que fueron reprimidas por las fuerzas de seguridad.

Se trata del tercer y último día de movilizaciones y huelgas convocado por activistas en medio de las protestas que sacuden el país desde la muerte en septiembre de la joven Mahsa Amini, tras ser detenida por la Policía de la moral.

A primera hora de la mañana el tráfico era menos denso de lo habitual en Teherán, circunstancia que se repitió al final de la jornada laboral, que habitualmente los miércoles -el viernes iraní- conlleva fuertes atascos que no se produjeron hoy.

Un número indeterminado de comerciantes mantuvieron cerrados sus negocios a lo largo de la ciudad, pero es difícil conocer su alcance dadas las limitaciones a las que están sujetos los informadores, las malas conexiones de internet y la falta de información oficial.

Activistas en redes sociales mostraron vídeos de comercios cerrados de forma masiva en otros puntos del país, extremo que EFE no pudo confirmar.

Sin embargo, las protestas en las universidades del país fueron especialmente significativas este miércoles, después de que haya reinado cierta calma en las facultades en las últimas semanas.

Así, hubo protestas en las varias universidades de Teherán, Isfahan, Rasht o Mashad, informaron sindicatos de estudiantes.

En algunas de ellas como la prestigiosa Universidad Sharif de Teherán o la Universidad Ferdosí de Mashad se produjeron choques entre los estudiantes y efectivos de Policía.

Irán vive protestas desde la muerte el 16 de septiembre de Mahsa Amini, tras ser detenida tres días antes por la Policía de la moral por llevar mal puesto el velo islámico, manifestaciones que están siendo duramente reprimidas por la fuerzas de seguridad.

Las revueltas comenzaron por la muerte de la joven kurda de 22 años, pero han evolucionado y ahora los manifestantes piden el fin de la República Islámica fundada por el ayatolá Ruholá Jomeiní en 1979.

POLICÍA DE LA MORAL

Las autoridades han anunciado de forma confusa la disolución de la Policía de la moral, responsable del arresto de Amini y, según los manifestantes, de su muerte, pero ese anuncio no ha calmado la situación.

Además, se ha matizado que la desaparición de las patrullas de ese cuerpo de seguridad no conlleva el fin de las leyes que imponen el uso obligatorio del velo y otras estrictas normas de vestimenta en la República Islámica.

Todo parece indicar que solo cambiarán los métodos para aplicar las leyes que castigan con multas y hasta dos meses de prisión el “mal uso del hiyab”.

HERMANA DE JAMENEÍ

Una de las últimas voces públicas en mostrar su apoyo a las protestas ha sido Badri Hoseiní Jameneí, hermana del líder supremo de Irán, Ali Jameneí, quien ha escrito una carta en la que asegura que espera «ver pronto la victoria del pueblo y el derrocamiento de esta tiranía que gobierna Irán”.

«El régimen de la República Islámica de Jomeini y Ali Jamenei no ha traído más que sufrimiento y opresión a Irán y a los iraníes. El pueblo de Irán merece libertad y prosperidad, y su levantamiento es legítimo y necesario para lograr sus derechos», señala la misiva.

En los casi tres meses de protestas han muerto más de 400 personas y al menos 2.000 han sido acusadas de diversos delitos por su participación en las movilizaciones, de las que 11 han sido condenadas a muerte.

Comentarios
Difundelo
A %d blogueros les gusta esto:
Permitir Notificaciones OK No gracias