Dos mediciones cuentan dos historias sobre la solidez del empleo en los Estados Unidos.

Por Ben Casselman

The New York Times

Reportero de Economía

Una oficina en Manhattan este año.Jeenah Moon para The New York Times

Alertas de trabajo

Aquí hay algo en lo que casi todos los que siguen de cerca los datos económicos pueden estar de acuerdo: el mercado laboral de EE. UU. está caliente, pero se está enfriando.

Lo que está menos claro es qué tan caliente está o qué tan rápido se está enfriando. Esa pregunta es muy importante para los formuladores de políticas de la Reserva Federal que intentan encontrar una manera de controlar la inflación sin causar una recesión. En el boletín de hoy, quiero guiarlo a través de dos medidas que ofrecen respuestas diferentes sutiles pero importantes. Considere este gráfico:

Los datos son hasta septiembre de 2022 y ajustados estacionalmente. | Fuente: Oficina de Estadísticas Laborales

La línea superior, en azul, muestra la cantidad de vacantes para las que los empleadores están tratando de contratar trabajadores. Muestra un mercado laboral que es extraordinariamente fuerte y solo recientemente ha comenzado a enfriarse. La línea inferior, en amarillo, muestra el número de personas que renuncian voluntariamente a sus trabajos cada mes. Muchos economistas consideran que esa estadística es un barómetro clave de la solidez del mercado laboral. Sugiere que el mercado laboral es sólido y no está tan alejado de los patrones históricos.

Explicaré más sobre estos números y por qué los destaco en un momento. Primero, sin embargo, vale la pena entender por qué estas preguntas son importantes en primer lugar.

Oferta y demanda

El mayor problema que enfrenta la economía en este momento es que los precios están subiendo demasiado rápido. Esa dinámica se deriva en parte de los efectos persistentes de la pandemia, que continúan interrumpiendo las cadenas de suministro internacionales y las fuerzas globales, como la guerra en Ucrania, que ha elevado el precio de los alimentos y la energía. La mayoría de los economistas están de acuerdo en que la rápida inflación también es, al menos en parte, el resultado de una demanda excesiva: los consumidores estadounidenses quieren más automóviles, boletos de avión y comidas en restaurantes de los que las empresas pueden producir, lo que eleva los precios.

La Reserva Federal está tratando de reducir la demanda elevando las tasas de interés, lo que hace que los préstamos sean más caros para los consumidores y las empresas. Ayer, el banco central anunció que subiría las tasas en tres cuartos de punto por cuarta vez desde junio.

Ese movimiento era ampliamente esperado. Pero los expertos están menos de acuerdo sobre lo que hará la Fed en los próximos meses. Algunos economistas argumentan que debería retrasar más aumentos de tasas y ver si la inflación comienza a disminuir. Otros dicen que la Fed debería continuar hasta que sus esfuerzos tengan un efecto claro.

El camino que elijan los políticos depende en parte de cómo Jerome Powell, el presidente de la Fed, y sus colegas vean el mercado laboral. Si las empresas continúan agregando empleos y aumentando los salarios, es probable que la inflación se mantenga alta y que la Reserva Federal siga siendo agresiva en su lucha por controlarla. Si el crecimiento del empleo se estanca y el desempleo aumenta, la Fed podría hacer una pausa antes para evitar provocar una recesión.

Hasta ahora, la Fed parece estar firmemente del lado de aquellos que ven el mercado laboral demasiado caliente. Powell dijo ayer que cualquier conversación sobre una pausa en los aumentos de tasas es “prematura”.

Ofertas de trabajo

Durante el último año, la Fed se ha centrado en una medida del mercado laboral en particular: las ofertas de trabajo. Powell ha señalado repetidamente que hay aproximadamente el doble de puestos de trabajo vacantes que trabajadores desempleados disponibles para ocuparlos.

La lógica detrás de la atención de Powell en las ofertas de trabajo es simple. Son una medida directa de la demanda, ya que los empleadores normalmente no intentan contratar cuando nadie está comprando sus productos. Y tienen una clara conexión con el crecimiento de los salarios, y por lo tanto con la inflación, porque cuando muchas empresas están contratando, tienen que pagar más para competir por los trabajadores.

Los funcionarios de la Fed han esperado que, a medida que aumenten las tasas de interés, las empresas respondan reduciendo el reclutamiento. Hasta ahora, solo hemos visto evidencia limitada de tal tendencia.

Sin embargo, algunos economistas han comenzado a cuestionar el enfoque de la Fed en las ofertas de trabajo. Otras señales, como la tasa de desempleo, muestran que el mercado laboral es fuerte, pero no tan fuerte como implicarían las aperturas.

hora de salida

Lo que nos lleva a nuestro segundo indicador: lo que los economistas llaman abandonos.

Probablemente haya leído sobre la «gran resignación», el aumento de personas que abandonan sus trabajos a medida que la economía resurgió de los bloqueos inducidos por Covid. El fenómeno era real, pero la narrativa a menudo pasaba por alto un elemento crucial: la mayoría no dejaba de sentarse en el sofá. Estaban aceptando otros trabajos, por lo general mejor pagados.

Los economistas ven la renuncia como una señal de confianza entre los trabajadores: cambiar de trabajo es un riesgo, por lo que la gente evita hacerlo si está preocupada por la economía. Y dado que las personas normalmente no saltan de empleador sin un aumento salarial, el cambio de trabajo contribuye al crecimiento de los salarios. Los datos publicados ayer por ADP, el gigante de procesamiento de nóminas, mostraron que las personas que cambiaron de trabajo en octubre vieron aumentar su salario aproximadamente el doble de rápido que las personas que se quedaron.

A fines de 2020 y principios de 2021, las renuncias y las ofertas de trabajo aumentaron aproximadamente a la par. Pero luego, la cantidad de personas que dejaron de fumar comenzó a estabilizarse, incluso cuando las vacantes seguían aumentando. Los estadounidenses todavía están cambiando de trabajo más que antes de la pandemia, pero solo de manera modesta.

Entonces, si las aperturas sugieren que el mercado laboral es un infierno furioso, las renuncias implican que es más como un día incómodamente caluroso.

Comentarios
Difundelo
A %d blogueros les gusta esto:
Permitir Notificaciones OK No gracias