El comité del 6 de enero de la Cámara culpó claramente a Donald Trump.

Por Nicolás Fandos

The New York Times

El comité de la Cámara que investiga el ataque al Capitolio. Jason Andrew para The New York Times

Acusaciones criminales

Donald Trump lideró a sabiendas una peligrosa conspiración para revocar las elecciones de 2020 y debería ser considerado penalmente responsable por el violento ataque al Capitolio el 6 de enero de 2021. Esa fue la última palabra condenatoria de una investigación decisiva del Congreso que concluyó ayer.

Por sorprendente que sea, la conclusión puede haber sido algo esperada, particularmente para los estadounidenses que vieron a exasesores de Trump y otros testificar en audiencias explosivas el verano pasado. Pero el comité que investiga el ataque del 6 de enero ofreció algo definitivo en un momento en que Trump y sus aliados continúan perpetuando mentiras sobre las elecciones de 2020 y sus consecuencias. Entregó un relato exhaustivo, basado en las propias palabras de Trump y el testimonio de sus asesores, de cuán profundamente un presidente en funciones pisoteó la democracia estadounidense.

“La causa central del 6 de enero fue un hombre, el expresidente Donald Trump, a quien muchos otros siguieron”, escribió el comité en un extenso resumen de sus hallazgos, antes de la publicación de un informe final a finales de esta semana. “Ninguno de los eventos del 6 de enero hubiera sucedido sin él”.

El comité, compuesto por siete demócratas y dos republicanos, estaba tan convencido de la culpabilidad de Trump que ayer dio un paso sin precedentes en su reunión final: sus miembros votaron para remitir sus hallazgos al Departamento de Justicia e instar a los funcionarios allí a procesar penalmente a Trump y varios asociados.

El caso contra Trump

Hace casi 18 meses, cuando la Cámara creó por primera vez un comité especial para investigar el 6 de enero, los legisladores le dieron al panel un amplio mandato para analizar todos los «hechos, circunstancias y causas» del ataque. Sin embargo, desde el principio, hubo pocas dudas sobre su tarea más importante: determinar el nivel de responsabilidad de Trump.

Para averiguarlo, los investigadores entrevistaron a más de 1000 testigos y revisaron mensajes de texto, memorandos y otros documentos dentro de la órbita de Trump. Casi todos los principales hallazgos del comité se centraron en Trump y la “conspiración de varias partes” que dijo que él dirigía. Entre sus principales descubrimientos:

A partir de la noche de las elecciones, Trump “difundió deliberadamente acusaciones falsas de fraude” en un esfuerzo por anular su derrota ante Joe Biden.

A pesar de que los asistentes le decían que había perdido y que probablemente estaba violando la ley, Trump presionó a los funcionarios electorales estatales, al Departamento de Justicia y al vicepresidente Mike Pence para que hicieran declaraciones falsas, cambiaran los resultados de las elecciones o ayudaran en sus esfuerzos.

Trump “verificó información falsa” en los tribunales y supervisó un intento de reunir y presentar al Congreso resultados electorales falsos en estados clave.

Después de instar a miles de simpatizantes a marchar hacia el Capitolio el 6 de enero y “recuperar” su país, Trump vio cómo se desarrollaba el sangriento asedio por televisión. Durante horas, se negó a pedir a sus seguidores que se retiraran y no pidió a la Guardia Nacional que interviniera.

El comité usó esa evidencia como base para acusar a Trump de cometer delitos federales, incluida la incitación a la insurrección, la conspiración para defraudar a Estados Unidos y la obstrucción de un acto del Congreso. (Mi colega Alan Feuer explicó aquí los hallazgos clave del comité).

En una publicación en las redes sociales antes de que el comité votara, Trump lo descartó como “altamente partidista”.

Que sigue

Los hallazgos del comité ya han dañado políticamente a Trump. Pero queda una pregunta apremiante: ¿Trump enfrentará repercusiones legales más allá de un informe del Congreso redactado con severidad?

La respuesta está en los fiscales. Los fiscales del Departamento de Justicia, en particular, han estado investigando muchos de los mismos temas que el comité del Congreso. Su investigación ahora está dirigida por un fiscal especial, cuyo equipo emitió recientemente citaciones a funcionarios en los estados donde Trump intentó revertir los resultados electorales.

Las referencias penales, como las que aprobó el comité el 6 de enero, no son legalmente vinculantes. El Departamento de Justicia podría simplemente tirar la recomendación del comité a la papelera y seguir adelante. Pero los legisladores en el Capitolio están apostando a un resultado diferente: que al delinear públicamente las pruebas y los argumentos legales contra Trump, aumentarán la presión pública sobre los fiscales para que actúen.

Comentarios
Difundelo
A %d blogueros les gusta esto:
Permitir Notificaciones OK No gracias