La crisis energética de Biden sabotea la seguridad nacional

La propuesta de Biden para lograr esa independencia energética es que Estados Unidos acelere su plan de transición a la “energía limpia”.

Julio 2022

La actual crisis energética mundial, iniciada en 2021 y que ha provocado subidas récord de los precios del petróleo, el gas natural y el carbón -en combinación con la guerra de Rusia contra Ucrania– parece haber demostrado de una vez por todas que la independencia energética es una cuestión de seguridad nacional. Tanto Europa como Estados Unidos han tenido que volver a aprender esta lección -una vez más- cuando el presidente ruso Vladimir Putin cortó el suministro de gas a varios países europeos después de que éstos se negaran a pagar en rublos rusos -y antes de eso, cuando Occidente se enfrentó a la necesidad de sancionar las exportaciones rusas de petróleo y gas, siendo al mismo tiempo dependiente de ellas.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, dejó pasar casi dos semanas después de que Putin invadiera Ucrania, antes de anunciar que finalmente prohibiría las importaciones estadounidenses de petróleo, gas natural y carbón rusos, que, hasta entonces, habían estado ayudando a pagar la guerra de Putin contra Ucrania. En 2021, el 36% de los ingresos del gobierno ruso provenían de la venta de petróleo y gas.

En 2021, Estados Unidos importó 672.000 barriles diarios de petróleo ruso. Bajo las políticas de Biden, sustituirlos tendrá un precio.

Biden, incluso antes de ser presidente, prometió que acabaría con la industria estadounidense de los combustibles fósiles y declaró que el cambio climático era la mayor amenaza para la seguridad nacional. “Se lo garantizo. Vamos a acabar con los combustibles fósiles”, dijo Biden. Tras asumir el cargo, procedió a detener todos los nuevos arrendamientos de petróleo y gas natural en tierras y aguas públicas, y a iniciar la revisión de los permisos existentes para la explotación de combustibles fósiles, así como de la normativa. Canceló el permiso para la construcción del oleoducto Keystone XL, que habría llevado petróleo a EE.UU. desde Canadá, y potencialmente transportaría 830.000 barriles de petróleo al día, compensando fácilmente la pérdida de petróleo ruso.

A pesar de que Estados Unidos está experimentando los precios de la gasolina más altos desde 2008, la administración de Biden ha dicho que no tiene planes de reiniciar la construcción del oleoducto Keystone XL. Ha dicho que ha concedido 9.000 permisos para la exploración de energía, pero no todas las exploraciones producen petróleo o gas, y los informes dicen que la cantidad de regulaciones siempre cambiantes han hecho que la exploración real sea efectivamente imposible.

En su lugar, Biden está buscando en el extranjero el suministro de petróleo y gas, sobre todo de dictaduras hostiles a Estados Unidos, como Irán y el gobierno ilegítimo de Venezuela.

Las políticas de Biden en Oriente Medio no han servido a Estados Unidos: Acomodar a Irán y sacar a los hutíes de la Lista de Organizaciones Terroristas Extranjeras, ha molestado a los aliados de Estados Unidos, como Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos, que podrían ayudar a contener la subida de los precios del petróleo aumentando la producción. Sin embargo, en marzo, los líderes de ambos países se negaron a atender las llamadas de Biden tras las peticiones de EE.UU. para discutir la crisis energética, demostrando así lo disminuido que está el estatus de EE.UU. bajo la actual administración. “Había cierta expectativa de una llamada telefónica, pero no se produjo”, dijo un funcionario estadounidense sobre una conversación prevista entre Biden y el príncipe heredero saudí Mohammed bin Salman. “Era parte de abrir la espita [del petróleo saudí]”.

Tanto Arabia Saudita como los Emiratos Árabes Unidos están evidentemente muy preocupados por la perspectiva de un acuerdo nuclear con Irán revivido, un hecho que Estados Unidos sigue ignorando en gran medida.

Sin embargo, Irán tiene todos los motivos para sentirse envalentonado ahora, durante las negociaciones nucleares en curso, especialmente al observar la ineptitud de la administración Biden para obtener seguridad energética para Estados Unidos. Irán no sólo observa cómo sus adversarios regionales, Arabia Saudita y los EAU, se niegan a hablar con Biden. También está observando que la administración Biden se acercó a Venezuela, cuyo autoritario presidente, Nicolás Maduro, EE.UU. ni siquiera reconoce como líder legítimo del país, para la posibilidad de importar petróleo venezolano. Aunque desde entonces Biden ha tenido que retractarse de cortejar a Venezuela tras experimentar críticas generalizadas, los líderes iraníes pueden ver lo mucho que la administración Biden necesita su petróleo.

“Ahora que la crisis ucraniana ha aumentado la necesidad de Occidente del sector energético iraní, la necesidad de Estados Unidos de reducir los precios del petróleo no debe acomodarse sin tener en cuenta las justas demandas de Irán”, escribieron 160 de los 290 diputados iraníes en una declaración presumiblemente dirigida a los negociadores del acuerdo nuclear de Irán.

Biden niega que sus propias políticas energéticas tengan algo que ver con la subida de los precios de la energía y trata de culpar a la invasión rusa de Ucrania. “Va a subir”, dijo a los periodistas en marzo, “no podemos hacer mucho ahora. Rusia es la responsable”. Sin embargo, Biden al menos reconoció finalmente que Estados Unidos debe ser independiente energéticamente. “Esta crisis es un duro recordatorio”, dijo Biden el 8 de marzo, “Para proteger nuestra economía a largo plazo, tenemos que ser independientes energéticamente”.

Sin embargo, la propuesta de Biden para lograr esa independencia energética es que Estados Unidos acelere su plan de transición a la “energía limpia”, una propuesta nada sorprendente, dado que se ha comprometido a reducir las emisiones de carbono en un 50-52% respecto a los niveles de 2005 para 2030.

“Aflojar la normativa medioambiental o frenar la inversión en energías limpias… no reducirá los precios de la energía”, dijo Biden el 8 de marzo.

“Pero transformar nuestra economía para que funcione con vehículos eléctricos alimentados por energía limpia… eso ayudará… si hacemos lo que podemos, significará que nadie tendrá que preocuparse por el precio en el surtidor de gasolina en el futuro. Eso significará que tiranos como Putin no podrán usar los combustibles fósiles como armas contra otras naciones. Y convertirá a Estados Unidos en líder mundial en la fabricación y exportación de tecnologías de energía limpia del futuro a países de todo el mundo”.

Por desgracia, la propuesta de Biden es intrínsecamente errónea e insostenible. Sólo el 20% de la energía utilizada por los estadounidenses en 2021 procedía de fuentes de energía renovables, como la eólica y la solar, según la Administración de Información Energética de Estados Unidos. Podrían pasar décadas antes de que las energías renovables empezaran a cubrir remotamente las necesidades de los consumidores estadounidenses, mientras que Estados Unidos necesita la independencia energética ahora mismo, como una cuestión de seguridad nacional, para dejar de estar a merced de malos actores como Rusia, Irán y Venezuela. Lamentablemente, incluso si se produjera un milagro y Estados Unidos pudiera cubrir de repente todas sus necesidades energéticas con energías renovables, ese escenario sería un desastre para la seguridad nacional:

Para la transición a las energías renovables, Estados Unidos tendría que transformar su infraestructura energética e invertir fuertemente en turbinas eólicas, paneles solares y coches eléctricos, todos los cuales requieren materiales de tierras raras como componentes centrales. Una sola turbina eólica de tamaño industrial, por ejemplo, requiere alrededor de una tonelada de cuatro tipos diferentes de materiales de tierras raras.

¿Adivina quién extrae más del 70% de los materiales de tierras raras del mundo y posee al menos el 85% de la capacidad mundial para transformarlos en materiales que los fabricantes puedan utilizar? China. ¿Quién produce más del 60% de los paneles solares del mundo y el 45% del suministro mundial de polisilicio de grado solar, el material base utilizado en las células solares? China. Además, las tierras raras no son un mercado en el que los forasteros puedan entrar sin más. Según el Instituto Danés de Estudios Internacionales

“China cuenta hoy con la experiencia, los derechos de propiedad intelectual y las instalaciones de producción, así como con sus propias industrias consumidoras de REE [elementos de tierras raras]. Además, China fabrica una parte importante y creciente de productos que contienen ETR, lo que hace prácticamente imposible que las empresas competidoras de fuera de China consigan hacerse un hueco”.

En otras palabras, que EE.UU. dependa totalmente de las energías renovables significaría simplemente cambiar la dependencia energética de un conjunto de tiranos -los Putin, Khameneis y Maduros del mundo- por otro tirano: El presidente Xi Jinping y el Partido Comunista de China. Esa no es una receta para la independencia energética; es una receta para el suicidio.

Dado que China ha acaparado los mercados de materiales de tierras raras y energía renovable, el único camino que queda es que EE.UU. se aleje del enfoque global del cambio climático y reconozca que no es el momento adecuado para una transición a las energías renovables. En su lugar, Estados Unidos tendrá que dar prioridad a la seguridad energética y a la independencia energética por encima de las preocupaciones medioambientales como cuestiones prioritarias de seguridad nacional. Aunque esta limitación puede ser difícil de aceptar, la realidad, nos guste o no, es que duplicar la producción nacional de combustibles fósiles en Estados Unidos es el único cambio de política que permitirá salir de la actual crisis energética, garantizando a los estadounidenses no sólo una energía asequible, sino, lo que es aún más importante, la seguridad nacional.

Publicado en Noticias de Israel

Comentarios
Difundelo
Permitir Notificaciones    OK No gracias