La tensión interna en el Gobierno argentino deriva en la salida de un ministro clave

Buenos Aires, 4 jun (EFE).- Las divisiones en el seno del frente gobernante en Argentina derivaron este sábado en la decisión del presidente Alberto Fernández de pedir la renuncia a un ministro clave dentro del área económica de su Gabinete y que era cuestionado por el sector alineado con la vicepresidenta del país, Cristina Fernández.

Fuentes oficiales confirmaron que Alberto Fernández le pidió la renuncia al ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas.

La decisión adoptada por el jefe de Estado se produce luego de que se divulgaran declaraciones en «off de record» (sin identificar la fuente) que presuntamente se difundieron desde el Ministerio de Desarrollo Productivo y en las que se cuestionaba a funcionarios cercanos a Cristina Fernández respecto al proceso de licitación para la provisión de tuberías para un nuevo gasoducto.

Esas declaraciones fueron fuertemente cuestionadas por la vicepresidenta, quien a través de Twitter dijo este sábado que es «muy injusto y, sobre todo, muy doloroso que este tipo de ataques lo ejecuten funcionarios del propio gobierno del Frente de Todos».

CONTROVERSIA POR LICITACIÓN

Las tensiones en el seno del Gobierno no son nuevas. Sectores que responden a la vicepresidenta cuestionan desde hace meses al propio Kulfas y al ministro de Economía, Martín Guzmán, por la política económica y el ajuste fiscal pactado con el Fondo Monetario Internacional.

Hasta ahora, el presidente había defendido a ambos ministros.

Pero la situación interna en el oficialismo recrudeció luego de que ese viernes, en un acto junto al jefe de Estado, la vicepresidenta reclamara que el grupo siderúrgico Techint, ganador de la licitación para proveer las tuberías del nuevo gasoducto, mudara parte de su producción desde Brasil a Argentina.

En ese contexto, Cristina Fernández le pidió al presidente que «use la lapicera (pluma de firmar) con los que tienen que darle cosas al país».

Tras esas declaraciones, fuentes en «off» de un área del Gobierno citadas por medios locales señalaron que «los que no usaron la lapicera como corresponde» fueron funcionarios de la empresa estatal Energía Argentina (Enarsa, anteriormente denominada Ieasa) alineados con la vicepresidenta.

«Ellos armaron un pliego de licitación a la medida de Techint», afirmaron las fuentes citadas que, además, aseveraron que la Secretaría de Industria, que depende del Ministerio de Desarrollo Productivo, debía intervenir «más activamente» en el proceso, pero que el presidente de Enarsa, Agustín Gerez, «dijo que si no respondían en el acto, se caía la licitación».

Más allá de estas declaraciones, el propio Kulfas había dicho este viernes a una radio local, tras el acto que compartieron el presidente y la vicepresidenta, que fue Enarsa, una «empresa conducida por gente que tiene una relación muy cercana con la vicepresidenta», la que estableció las condiciones de la licitación tanto para la provisión de las tuberías, ya adjudicada a Techint, como para la construcción de la obra, cuyos pliegos fueron lanzados este viernes.

El futuro gasoducto Néstor Kirchner es considerado estratégico para el desarrollo masivo de la formación de hidrocarburos no convencionales de Vaca Muerta.

«FUNCIONARIOS DEL OFF»

Enarsa emitió este sábado un comunicado en el que señaló que hay «funcionarios del ‘off’ que, además de no saber, mienten y utilizan al periodismo para hacer operaciones políticas en contra de la vicepresidenta».

En el comunicado se asevera que las declaraciones fueron distribuidas a la prensa desde el Ministerio de Desarrollo Productivo vía WhatsApp y se niega que la licitación haya sido diseñada a la medida de Techint sino siguiendo las normativas técnicas vigentes.

La licitación fue internacional, pero sólo una subsidiaria de Techint presentó una oferta.

PRESIDENTE NO AVALA EL «OFF»

Tras el comunicado de Enarsa y el mensaje de la vicepresidenta, el propio Alberto Fernández dijo en Twitter que confía «en la integridad moral y en la idoneidad de quienes llevan adelante la licitación del gasoducto Néstor Kirchner».

«Es éticamente reprochable hablar en off en desmedro de otro. Así siempre lo he expresado públicamente. No avalo esos procederes y comparto el malestar expresado por Cristina Fernández. El debate que debamos dar, démoslo con responsabilidad», añadió el mandatario, poco antes de conocerse la noticia del pedido de renuncia de Kulfas.

El Gobierno aún no anunció quien sustituirá a Kulfas al frente del Ministerio de Desarrollo Productivo, que tiene bajo su órbita áreas clave, como industria y minería.

Comentarios
Difundelo
Permitir Notificaciones    OK No gracias