Miguel Franjul y las nuevas dimensiones del periodismo

Ignacio Nova

[email protected]

Nacimiento del universo Kelinrock

El pasado 17 de marzo, el Banco de Reservas de la República Dominicana (BanReservas), de las manos de su Administrador General, señor Samuel Pereira Rojas, entregó al sector periodístico nacional el libro “Las nuevas dimensiones del periodismo”, continente de ciento cuarenta y nueve reflexiones del director de este diario, señor Miguel Franjul, sobre las profundas mutaciones ocurridas en el modelo de negocio de la información y  en las demandas, motivaciones y modos de acceso ciudadanos a ella, en un entorno de cambios disruptivos y profundos en la tradición creada desde el advenimiento de la galaxia Guttemberg.

Durante un tiempo, inspirados por el señor Franjul, participamos de estas reflexiones, registradas en este diario, pues nos era imposible obviar el nuevo entorno que en el plano informacional creaban el avance de la internet y su explotación a través de las plataformas, sistemas de manejo de contenidos (CMS, por sus siglas en inglés) y la universalización del derecho a y capacidad de informar que a favor de las ciudadanías consumidoras de internet han significado las redes sociales. Estábamos ante un cambio cultural cifrado en claras opciones y diferencias en los modos de actuar frente al modelado de los discursos y la emisión y consumo informativos.

El Resumen Ejecutivo de Global Entertainment and Media Outlook del 2011 empezó a revelar este cambio en su análisis de las tendencias globales. En el 2008 aparecieron como claramente retadoras, cuajando en números de ediciones de periódicos cayendo de 185,592 en el 2006 a 179,320 en el 2008 (-3.38%), en tanto el acceso a la internet en igual período crecía 35.32%.

El nuevo universo Kleinrok, nacido en el pulso magnético a distancia en los sesenta, en una universidad estadounidense, se consolidaba como el nuevo espacio de intercambio. Se gestaba actuaba como agujero negro, engullendo en su masa, del 2006 al 2010, las publicaciones corporativas (-9.13%), la edición de revistas (-10.88%) y la industria discográfica (-30.01%). En este nuevo esquema, mantuvieron su tamaño o crecieron, escapando a tal fuerza gravitatoria, los libros de consulta y educación (+4.45%), la televisión por pago o Streaming (+31.72%) que, naturalmente, empujó desde entonces el crecimiento en la industria cinematográfica (+6.31%). También, los videojuegos (62.8%) y, más que todas estas, la publicidad online (+86%), cuyo segmento de publicidad en televisión también evadía esa fuerza gravitacional creciendo contra todo pronóstico, mundialmente, +7.33%.

Franjul capitaneando la transformación del Listín Diario.

Capitanear es gerenciar el destino de una entidad o embarcación, conducirlas hacia un puerto o destino. Es lo que lo que ha venido haciendo, con un liderazgo institucional y profesional, el señor Miguel Franjul desde el inicio de ese proceso de adaptación del Listín Diario, el cual dirige, a las nuevas realidades. Para hacerlo, ha estado pendiente de los cambios tecnológicos y paradigmáticos en el sector. Incluyendo las varianzas en las opiniones de los expertos, las que recibe a través de sus permanentes asistencias a los eventos de la Sociedad Interamericana de Prensa.

Su libro “Las nuevas dimensiones del periodismo”, realizado con los auspicios del BanReservas, empieza signado por este aspecto, incontrovertible: compartiendo los criterios de Mario García, un reconocido diseñador de diarios impresos y digitales, para ilustrar al respecto a colegas y demás gestores de medios informativos, lo cual es el fin de las reflexiones recogidas en el libro.

Este aferrar el ejercicio propio y de los medios en los cuales ha incidido como director (Listín DiarioLa Información) o subdirector (periódico HOY), entre otros, es propio de Miguel. Desde 1984, cuando pocos periodistas de diarios impresos veían oportunidades en la televisión y en sus formatos editables de VHS, Miguel Franjul decidió aprovechar la expansión que este tipo de plataformas y negocio experimentaba nacionalmente, auspiciado por el surgimiento de varias plantas de televisión.

Recordamos cómo, desde la redacción del periódico HOY él transmitía las noticias, llevando al periódico “impreso” a capitanear como fuente de información de los otros tipos de medios. Ese proceso, transformó la sala de redacción de HOY en un set televisivo. El proceso de ampliación de las emisoras televisivas nacionales ocurrió durante la década del ochenta y principios de los noventa.

La otra virtud en Miguel es la falta de egoísmo. Como pocos o casi nadie en el país a excepción de él y un grupito reducido, decidió transparentar lo que hacía Listín Diario en este proceso de cambios, compartirlo, regalarlo. Pocas veces en el periodismo nacional se puede comprobar tal admirable conducta.

A ella responden reflexiones como “La mesa de profundidad”, donde este autor revela, sin guardarse algo, la estrategia del nuevo abordaje noticioso e informacional a que recurría Listín Diario para lograr esta permanencia en el consumo informativo dominicano que le da la primacía. Él lo explica así: “Hacer diferencia implica una labor semejante a la del tallado del diamante. En nuestro caso, es refinar la masa noticiosa en bruto que difundimos por la vía digital en distintos formatos y tiempos y extraer de ella aspectos puntuales, omitidos o tratados superficialmente, para producir un contenido de profundidad en el impreso un día después”.

Y agrega: “Esta estructura está destinada a depurar toda la masa informativa que ha circulado en redes, recopilar todas las que tienen un punto en común o de enlace, y agregarle valor en función de antecedentes y perspectivas, con estadísticas, con datos históricos o con ejemplos de cierto relieve”.

La unión de las galaxias Gutemberg y Kleinrok: la multimedia.

El señor Franjul es el periodista nacional que de forma pedagógica ha educado más a los comunicadores nacionales sobre el carácter multimedial del nuevo entorno dominado por lo digital, dije a algunos colegas en el evento de lanzamiento de este libro.

Y es que, a diferencia de la mayoría, Miguel Franjul no se coloca como un fanático de nada sino como alguien que, sobre los datos duros del mercado comunicacional (impreso, televisivo, radial, digital o cinematográfico) elabora sus preceptos y desencadena soluciones: para enriquecer la multimedialidad de un medio que es, en sí mismo, un espacio multimedial. Es por esto que Listín Diario recoje, elabora y entrega podscats, vídeos, texto, imágenes e infografías como partes indistintas de sus contenidos. Con ellos, a diario y a cada segundo, Listín Diario marcar una oferta informativa diferenciada que si revela algo con intensidad y a voz alta es que detrás de él hay un equipo laborioso, persistente y dedicado. Así este medio  aboceta su propia personalidad mediática en el nuevo entramado y se caracteriza como una oferta “personal”. Consecuencia de ello, un usuario puede acceder el sitio del periódico digital varias veces al día para encontrar contenido, en cada ingreso, diferente.

Así, lo que recibimos como producto impreso y digital, cada día y cada segundo, resulta de la incidencia de esas reflexiones sobre una praxis periodística diaria.

Lo importante es, sin embargo, el criterio que subyace tras todo esto: En cualquiera de las plataformas o formatos informativos del acto informativo lo que ha de primar es el periodismo. Así lo declara Miguel Franjul en su reflexión “Periodismo primero” (pág. 102), una especie de reanclaje en el nuevo y aveces erosionado territorio de la ética y misión de esta profesión y su diferenciación en el entorno hiperbólico, numeroso, democrático e desregulado de las redes sociales. Otras reflexiones trazan línea a lo interno del Listín: “Nuevas dimensiones para la cobertura gráfica” porque el señor Franjul sabe y comunica que “Los impresos también ganan con lo digital” (pág. 114).

El libro y su autor proponen, de forma directa, un periodismo humanista, esto es de altísima función y sensibilidad sociales; varado sobre los principios de la verdad, como bien expone en sus entregas de “El hombre, en el centro de la noticia” (págs. 148 u 150) y otros.

Las reflexiones del señor Franjul abordan cada uno de los campos, estrategias, tecnologías y formas de acceso y difusión de las noticias en la actualidad, lo que hace de este volumen, impreso gracias al auspicio del BanReservas, un texto de labor y primordial para las actuales generaciones. ¡Enhorabuena!

Comentarios
Difundelo
Permitir Notificaciones    OK No gracias