Nueva York pone en marcha nuevas leyes que protegen a repartidores de comida

Nueva York, 21 abr (EFE).- Los repartidores de comida de Nueva York, que hacen entregas de pedidos a través de aplicaciones, lograron otra victoria a sus reivindicaciones, ya que a partir de mañana tendrán derecho a recibir más información sobre las entregas antes de aceptarlas y podrán decidir qué tan lejos quieren ir y qué puentes o túneles no están dispuestos a atravesar.

Los «deliveristas» como se autodenominan estos trabajadores, casi todos inmigrantes, tendrán derecho a decidir que rutas de entregas usarán, a cobrar al menos una vez a la semana y a recibir gratis una bolsa térmica para alimentos después de seis entregas, informaron en comunicado el alcalde Eric Adams y el Departamento de Asuntos del Consumidor.

Estas leyes de protección de los trabajadores son la segunda parte de un conjunto de nuevas leyes aprobadas el año pasado que regulan las aplicaciones de entrega de alimentos.

Se calcula que hay más de 65.000 trabajadores en el sector de entrega de comidas, siendo los más numerosos los latinos, seguidos de los bangladesíes.

El alcalde Adams destacó que estos trabajadores se enfrentan a condiciones difíciles durante todo el año, «a menudo por un salario exiguo, simplemente para hacer su trabajo. Estas protecciones ganadas con tanto esfuerzo son de vital importancia para avanzar en el trabajo».

En el 2020 los repartidores de comida se organizaron en un sindicado llamado «Los Deliveristas Unidos» (en espanglish) con el apoyo del Proyecto de Justicia del Trabajador y denunciaron condiciones precarias de trabajo que empeoraron por la pandemia, durante la cual su trabajo se hizo indispensable para miles de neoyorquinos recluidos en sus hogares por la covid-19.

Tras una intensa lucha y una multitudinaria marcha para exigir mejores condiciones laborales y poner fin a la violencia que ha costado la vida de algunos «deliveristas» y robos de sus bicicletas a otros, el Concejo de la ciudad aprobó varias leyes que garantizan su protección y regulan la millonaria industria de las aplicaciones de comida.

La primera parte de esas leyes fueron puestas en marcha el pasado enero. A partir del 1 de enero de 2023, también se requerirá que las aplicaciones paguen a los trabajadores la nueva tasa de salario mínimo que establecerá la ciudad.

El Departamento de Asuntos del Consumidor está realizando un estudio sobre las condiciones de trabajo para determinar la nueva tarifa mínima. Como parte de este esfuerzo, habrá una audiencia pública en junio para escuchar testimonios de los repartidores y otras partes interesadas, agrega el comunicado del Ayuntamiento.

Indica además que para educar a estos trabajadores sobre sus nuevos derechos, la agencia ha estado trabajando en estrecha colaboración con organizaciones para orientarlos en español, inglés, chino y bengalí.

También ha enviado correos a las aplicaciones sobre sus nuevas obligaciones con los repartidores y ha visitado restaurantes.

«Los repartidores son una parte integral de la economía de la ciudad de Nueva York y su labor merece ser reconocida», indicó la directora del Departamento de Asuntos del Consumidor, Vilda Vera Mayuga.

Comentarios
Difundelo
Permitir Notificaciones    OK No gracias