Periodista

Ruddy L. González

La independencia no existe. Todo ser humano es dependiente de algo, aunque sea de afectos.

 Los que abrazamos la profesión de periodista, sin embargo, estamos obligados a ser, no independientes, pero si no objetivos, no imparciales, pero si veraces.

 La política, la corrupción, la ambición de riquezas han maleado a muchos periodistas, más no creo que a la prensa como concepto, como profesión y oficio, sobre el ejercicio de la libertad de expresión.

‘Plata o plomo’, decían los narcos y son muchos los caídos a lo largo del ejercicio periodístico en el continente y en el mundo. México acusa en lo que va del año una decena de periodistas asesinados, principalmente por el narco. Más de una docena han caído por las bombas y balas de 40 días de la feroz invasión rusa sobre Ucrania. Otros muchos, sin embargo, en el mundo y en nuestro país doblan sus rodillas ante el dinero fácil, la prebenda política y/o empresarial, aunque también ante la amenaza, el miedo, el chantaje.

 El periodismo ‘romántico’, como le llamo –ese de los años de post revuelta  del ’65, con sus peligros callejeros y riesgos de participación política incluidos- ha sido de satisfacción para la generalidad de los ‘viejos’ –tengo 53 años de ejercicio continuo- y un ejemplo para los ‘nuevos’, acogotados por la incursión en este ejercicio noble, de una oleada de ‘comunicadores’, trepadores y la perversidad de desaprensivos ‘periodistas’ en las caudalosas redes sociales.  Con todo y ello, el periodismo sigue siendo parte esencial de la vida en democracia, lo que celebramos en un país donde no hay una política de Estado contra la prensa.

Comentarios
Difundelo
Permitir Notificaciones    OK No gracias