¡Pertinencia!

Guillermo Caram

¡Pertinencia!. Tenemos la sensación de estar regido por la impertinencia, haciendo lo contrario de lo que debería hacerse. Reconocemos que esa sensación la percibimos por nuestra formación ideológica y profesional, aferramiento de experiencias, buenas y malas, pero basándonos en resultados alcanzados. Por rechazar inscribirnos en una modernidad sustentada en cursilerías, prescindiendo de si los procederes innovadores son aplicables y aportan perfectibilidad a nuestra realidad.

Aun con estas salvedades, consideramos imperativo advertir procederes contrarios a lo pertinente Nos extraña que aumenten, en lugar de reducir, personal y gastos en burocracias, dificultando capacidad de maniobra para encarar dificultades surgidas por guerra postpandemia. E inducir sobriedad en comportamientos ciudadanos inspirados en frugalidad del gasto.

Extraña desproporcionada timidez y/o inefectividad de incrementar producción de bienes agropecuarios para blindarnos ante la inflación importada, aumentar nuestra autosuficiencia alimentaria, generar empleos rurales, mitigar migración y evitar abandonos de campos expuestos a ocupaciones y explotaciones depredadoras medioambientalmente.

Extraña personificación en Presidencia y en Palacio de anuncios de competencias sectoriales, empeñando y empañando la palabra presidencial y nuestro símbolo gubernamental, respectivamente, con vaivenes desconcertantes y des- institucionalizantes.

(Con AztraZeneca hoy anatemizan y renegocian el contrato con el mismo alborozo con que fuera anunciado el 30/10/21. Plantean mediación presidencial en conflicto magisterial que convierten al mandatario como parte en pugna, en lugar de reservarlo como recurso supremo).

Extraña que maestros organicen huelga cuando hay que educar más; premiar, en lugar de escarmentar, a gremialistas del transporte con precedentes judiciales, asignándoles corredores. Ampliar subsidios cuando fraudes abundan.
Y que las AFP atribuyan descapitalizar ahorros a estabilidad cambiaria admirada mayoritariamente, que autoridades pregonen crecimiento del 21% en bebidas alcohólicas sin lamentarlo, que instancias estatales paguen publicidad a actividades rentables en lugar de mejorar servicios.

A 18 meses de gobierno siguen anunciándose reformas mientras se estancan y diluyen las esenciales, siguen predominando anuncios de iniciativas futuristas en lugar de predominar realizaciones, prevalece pasividad ante ingobernabilidad haitiana en lugar de proactivarse, flexibilizan administrativamente leyes consumistas (Ley 112-00) mientras aplican rigurosamente las impositivas contra productores.

Consideramos llegado el momento de reorientar Gobierno, procurando pertinencia.

Comentarios
Difundelo
Permitir Notificaciones    OK No gracias