RD “de moda”

Por Narciso Isa Conde

Dice Luis Abinader que la “República Dominicana está de moda”.  Vale entonces la pregunta: ¿En qué es lo que el país  está de moda?

Está claro -conocemos su mentalidad empresarial- que se refiere a complejos turísticos, alianzas público-privadas, fideicomisos, privatización de puertos y aeropuertos, endeudamiento desmesurado, entrega del patrimonio natural, escenarios para los empresarios enriquecerse fácil y rápido, concesiones onerosas al capital transnacional, disposición a  vender del país y dictadura mediática.

Para los dominadores, este país está de moda para la diversión viciosa y banal, degradación moral, exhibición de racismo antihaitiano (muro incluido), partidos-empresas, Congreso de riferos y narco-política impune. Es atractivo para delincuentes importados y lavado del dinero. Es un paraíso para el mundo de los ricos y beneficiario de la gasterización del capitalismo.

La moda es, además, la del bonche moralmente pervertido, la explotación de la ignorancia, la conversión de todo en mercancía y el país pasto de las corporaciones. Es la del “todo se vale” y “na es na”.   La moda para los poderes imperiales, que con la fuerza del Comando Sur y la astucia de la USAID-CÍA, asaltaron el puerto de Manzanillo. La moda inducida por los Biden, Musk, Soros y Bill Gates.

Queda “fuera de moda” el otro país: los barrios empobrecidos, campos abandonados, niños /as de la calle, indigentes, víctimas de las ARS y AFP y de la medicina como negocio, analfabetas, la mujeres abusadas y asesinadas, inmigrantes haitianos/as maltratados, áreas depredadas y saqueadas, escasez de agua, descendientes de inmigrantes haitianos/a  acosados/as, los sin casas, sin techos y sin tierra; los usuarios de voladoras destartaladas, las víctimas de la usura y la explotación. Esa moda no es para el mundo de la pobreza que genera  la enorme apropiación de riquezas por una minoría.

Y le ajusta bien a ese decir de Abinader otra de sus recientes sandeces: “¡no miren pa tras!”, lo que es un mandato a olvidar y perdonar las pasadas fechorías de otros, para cuidar las espaldas de los actuales y continuar con el quehacer de lo mismo con otro perfume y otro maquillaje.

 Con razón brota la arrogancia de Leonel y su FP, y el empecinado esfuerzo de Danilo-PLD por rehabilitarse y levantar cabeza desde la letrina en que se metió. ¡Obviar los graves delitos de Estado de ambos se está, equivale a poner moda lo de no ver hacia atrás y a entronizar perdones inmerecidos!   Vale, por tanto, ver bien hacia  atrás y echar hacia adelante para ponerle fin a la impunidad y cerrarle paso a lo de volver y volver.

Publicado en El Nacional

Comentarios
Difundelo
Permitir Notificaciones    OK No gracias