Seguridad jurídica para la transición energética

Federico Alberto Cuello

Orlando Jorge Mera, en su calidad de Ministro de Medio Ambiente, suscribió en 2021 la carta de intención para ingresar al Instituto Global del Crecimiento Verde (GGGI por sus siglas en inglés), localizado en Seúl.
Por su trágica partida, no será ya Orlando quien la deposite durante la semana dominicana en Corea, como habíamos acordado durante nuestra última conversación en su despacho en abril 2022.

Queda pendiente volverla a firmar, para poderla depositar una vez aprobada en el Tribunal Constitucional, ratificada en el Senado y promulgada por el Ejecutivo.

Aún así, el GGGI invita a delegados dominicanos a todas sus reuniones, en las que más de 40 Estados miembros trabajan junto a Ban Ki-moon, presidente del Consejo, en la transición energética pactada en el Acuerdo de París sobre cambio climático, adoptado en 2015 cuando fungía como Secretario General de la ONU.

El GGGI tiene la capacidad y el interés de apoyar a la RD en el plan de acción requerido para descarbonizar los sectores productivos, los hogares, la energía, los transportes y todos los niveles del gobierno.

Está dispuesto también a dar apoyo a la transición hacia una economía circular, en la que no haya más desechos sino recursos debidamente reciclados, eliminando para siempre los vertederos y sus efectos contaminantes sobre el agua, el suelo, el aire y la salud de animales, personas y plantas.

Complementaría así los esfuerzos que impulsará esta semana en Corea el Ministro de Energía, Dr. Antonio Almonte, de trabajar con sus homólogos coreanos en los requisitos regulatorios e institucionales de la transición energética hacia fuentes de generación eléctrica libres de emisiones contaminantes.

Corea tiene desde 2020 una ley de hidrógeno, cuya estructura, efectos y expectativas fueran descritos en este espacio en diciembre 2021 (https://eldia.com.do/ley-de-hidrogeno-en-corea/).
Corea cuenta desde hace décadas con normas, instituciones y tecnologías probadas para la energía nuclear. Trabajando en países como Indonesia y Vietnam, y más recientemente en Arabia Saudí y Emiratos Árabes Unidos, ha logrado exportarla exitosamente respetando las más estrictas normas de seguridad.

Corea, a través de su programa para compartir conocimientos, podría evaluar la situación dominicana a la luz de su experiencia para recomendar las reformas regulatorias que permitan a la RD ofrecer una parte de la seguridad jurídica reclamada por nacionales y extranjeros para invertir en la transición energética.

La otra parte estaría definida por el régimen comercial aplicable a las relaciones entre Corea y RD.
Un detallado estudio elaborado por la Dra. Elka Scheker, a petición del BCIE, documenta claramente cómo ingresar al TLC entre Corea y Centroamérica abrirá el mercado coreano para todos los productos competitivos dominicanos, abaratará el costo de la transición energética y conllevará un sacrificio fiscal irrisorio.

La experiencia centroamericana demuestra que es posible excluir productos sensibles del TLC, que sus reglas son similares a las del DRCAFTA y que en nada afectan las relaciones preexistentes entre la RD y Centroamérica.
Fortalezcamos así la seguridad jurídica requerida por la transición energética, ingresando al GGGI, llenando lagunas regulatorias y accediendo a un TLC del cual debimos ser miembros fundadores.

Publicado en El Día

Comentarios
Difundelo
Permitir Notificaciones    OK No gracias