Tras un verano con menos combustibles, ¿nos espera un invierno de racionamiento?

El director de la Agencia Internacional de la Energía alerta de que es posible que haya problemas de suministro de combustibles en verano debido a la escasa oferta y los altos precios.

Europa tiene que estar preparada para afrontar un verano con problemas de suministro de combustibles, según la Agencia Internacional de la Energía. El director de la Agencia Internacional de la Energía, Fatih Birol, alerta de que durante la temporada estival es probable que haya problemas de suministros de todo tipo de combustibles, sobre todo debido a la escasa oferta y los elevados precios.

Los precios de los carburantes ya marcaban récord antes del comienzo de la invasión de Ucrania, pero ahora tanto la gasolina como el diésel superan los dos euros por litro en algunas estaciones de servicio. Si tenemos en cuenta la evolución en lo que va de año, el precio de los carburantes ha crecido en torno a un 4,4%.

Además, también ha ido aumentando la demanda de combustibles, sobre todo después de los confinamientos por la pandemia, incluso se llegó a superar la capacidad de las refinerías en Estados Unidos y Europa. A todo eso hay que sumar también el embargo de parte de las importaciones rusas por parte de la Unión Europea, que hará que se disponga de menos cantidad de carburantes.

La Agencia Internacional de la Energía, en concreto su director, Fatith Birol, asegura que vendrá una crisis «mucho mayor» que la del petróleo de los años 70 y que Europa va a tener que afrontar un verano en el que es posible que haya problemas de suministro de todo tipo de combustibles. «Cuando la temporada principal de verano empiece en Europa y Estados Unidos, la demanda de combustible crecerá. Y entonces podría haber cuellos de botella, por ejemplo, con el diésel, la gasolina o el keroseno, especialmente en Europa», asegura.

Además, alerta de que hay países que ya están empezando a tomar medidas para blindar su propio suministro. «Algunos países como China están imponiendo sus primeras prohibiciones a las exportaciones, quieren proteger a sus propios consumidores» y añade que la crisis no es solo de petróleo, la actual es una crisis conjunta de petróleo, gas natural y electricidad.

Racionamiento en Estados Unidos

Una situación similar podría darse en Estados Unidos durante este verano. La escasez de diésel en todo el mundo presagia un inicio de racionamiento durante la temporada estival y podría hacer subir, aun más, los precios en España. El embargo de petróleo ruso aprobado por la Unión Europea puede reducir aun más las existencias de crudo que actualmente se encuentran hundidas a niveles de 2008 tras la alta demanda después de la pandemia.

Precios desbocados en todo el mundo

El precio del diésel se ha disparado en todo el mundo desde que comenzó la invasión de Ucrania. En Estados Unidos, el coste del gasóleo se ha incrementado un 36%, un 25% en España y cerca del 19% en el Reino Unido.

Comentarios
Difundelo
Permitir Notificaciones    OK No gracias