A ritmo de merengue y salsa

Jeovanny Terrero

En la entrega de la Declaración Conjunta de la Alianza estratégica entre República Dominicana y Puerto Rico se lograron 11 acuerdos de cooperación e intercambios apuntando al desarrollo y el comercio, las inversiones y el turismo, firmados en Santo Domingo diciembre de 2021. Un amigo, residente en Río Piedras, me saluda expresándome que esa Alianza es entre el Merengue y la Salsa, y me solicita escribir de esos ritmos. Me quedé con ese compromiso. Desde hace unos meses. ¡No soy conocedor de esos temas!

Respecto quienes tienen conocimientos sobre la música, cualquier respuesta seria de agrado. Es importante apuntar que en República Dominicana hay una emisora 24 horas de Salsa. Y no de Merengue.

Le decía al amigo que tengo anotaciones de la diferencia entre el merengue y la salsa. Al ritmo criollo lo define sus dos compases, mientras que a la salsa cuenta cuatro. El merengue suena como un desfile de soldados: uno, dos, uno, La salsa en cambio es una descarga Cardiaca, de la clave, en cuatro latidos: tic, tic….tic. El merengue es poco flexible. La salsa es más versátil. El primero te divierte con pocos compases y el segundo necesitas más.

Y establecimos una conversación. El merengue es patrimonio cultural e inmaterial de la humanidad, es decir tiene su apellido dominicano y la salsa es borinqueña. Ambos pueblos bailan hasta el último set.

La salsa es un género resultante del son cubano y otros géneros de música caribeña y estadounidense como el Jazz. La misma se consolidó como un éxito comercial por músicos de origen en Nueva York en la década de los 60 y por la labor de quien fue su principal armador, el dominicano Johnny Pacheco.

En cambio el merengue es nuestro baile nacional, es un género musical bailable originado de República Dominicana a finales del siglo XIX, es muy popular en todo el continente americano y es considerado junto a la salsa como uno de los grandes géneros musicales bailables.

Le seguía diciendo al amigo que el embajador dominicano ante la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) en ese entonces, José Antonio Rodríguez, pidió que la salsa, al igual que el merengue y la bachata, sea declarado Patrimonio Cultural e Inmaterial de la Humanidad la propuesta fue apoyada por un grupo de artista y especialista en el tema.

Pero esa propuesta provocó muchas controversias, en particular entre artistas y musicólogos cubanos, que defienden que la salsa es un ritmo comercial y que su base musical es el Son de Cuba. Y Los amantes de la cultura musical cubana solicitaron a la Unesco que declare al Son Cubano a favor de Cuba como patrimonio de la humanidad.

Para terminar Radhamés, ambos bailes se caracterizan por ser dinámicos con pasos continuos donde se debe mantener el compás del ritmo con su pareja.

Publicado en El Caribe

Comentarios
Difundelo
Permitir Notificaciones    OK No gracias