Integración contra la policrisis

Margarita Cedeño

@Margaritacdf

La integración global no se detiene, a pesar de las posturas proteccionistas de algunos gobernantes. Cuando una parte del planeta se resiente resulta inevitable que el resto reciba efectos adversos que se traducen en dificultades para las personas y, a la postre, devienen en disturbios sociales que amenazan la paz y la confraternidad.

Basta un simple ejemplo. Las perspectivas económicas habían estado muy marcadas por las restricciones impuestas por el Gobierno chino para evitar el repunte del COVID-19, resultando en unas predicciones muy funestas para la economía en el 2023. Sin embargo, el anuncio de que China hará todo lo posible para retomar a la normalidad en su crecimiento económico ha alentado a los mercados. De hecho, Kristalina Gueorguieva, Directora Gerente del Fondo Monetario Internacional afirmó que las perspectivas para la economía global son “menos malas de lo que teníamos hace un par de meses”.

Pero esa integración que ha marcado la parte final del siglo XX y que caracteriza a este siglo XXI trae consigo que los riesgos que enfrentamos son comunes y que, incluso, superan la barrera del tiempo. Los expertos del Foro Económico Mundial acuñan el término “policrisis” para referirse a cómo los riesgos presentes y futuros interactúan de una forma tal que podrían generar una verdadera catástrofe mundial.

Esta nueva forma de medir y observar los riesgos globales trae consigo un entendimiento más certero del impacto que genera una situación global en términos de tiempo, no solamente en razón de las consecuencias económicas o sociales que puedan generar en un momento dado. Pero además, evalúa la interrelación entre situaciones de riesgo para comprender la relación directa entre situaciones económicas, sociales, tecnológicas, medio ambientales y geopolíticas.

Así como estamos cada vez más integrados como sociedades, también lo están los problemas que enfrentamos. En ese contexto, vale la pena leer a profundidad el informe de Riesgos Globales del Foro Económico Mundial presentado en Davos porque los líderes mundiales de hoy y los del futuro, se enfrentan a múltiples crisis al mismo tiempo, la mayoría de ellas con una duración de mediano y largo plazo y, como ya hemos visto, relacionadas entre sí.

El fortalecimiento de los mecanismos de integración regional y mundial constituye la clave para estar mejor preparados ante la realidad de las policrisis. Las próximas pandemias, las crisis económicas, el cambio climático y otros shocks simultáneos que se sufren en igual o mayor medida en todas partes del mundo y al mismo tiempo, solo podrán ser enfrentadas mediante un aprendizaje colectivo y con mecanismos institucionales donde los países que tienen más y los que tienen menos, establezcan estrategias conjuntas de trabajo.

Apostar a la individualidad y al proteccionismo es un grave error. La superposición de crisis solo podrá superarse en la medida en que enfrentamos el reduccionismo y el populismo que impera en la toma de decisiones actualmente, sustituyéndolo por una visión más amplia del futuro de la humanidad y una comprensión más clara del rol que jugamos ante las futuras generaciones. ¿Hasta qué punto nuestros líderes están conscientes de esta situación y preparados  para gobernar en un espacio global de policrisis, aumento  de la desigualdad y el flagelo de la corrupción?

Comentarios
Difundelo
A %d blogueros les gusta esto:
Permitir Notificaciones OK No gracias