Los franceses verán cuarta final en 24 años con grandes medidas de seguridad

París, 18 dic (EFE).- Entre excepcionales medidas de seguridad, que incluirán a 14.000 fuerzas del orden, y sin pantallas gigantes en las grandes ciudades del país, los franceses se preparan este domingo para ver su cuarta final de un Mundial en solo 24 años.

En la semana más fría del año -en gran parte del país las temperaturas son negativas-, la hinchada francesa está expectante ante la posibilidad de lograr su tercer mundial venciendo a la Argentina de Leo Messi, que también persigue su tercera estrella.

Les Bleus ya ganaron las decisiones de 1998 ante Brasil y 2018 frente a Croacia y cedieron ante Italia en 2006.

Los principales diarios dedicaron hoy sus portadas al partido. «Argentina-Francia: una final de tres estrellas», tituló Le Figaro, mientras que Le Parisien optó por un motivador «Traednos esa tercera estrella».

L’Equipe usó un directo y solemne «Por la Eternidad», con una foto de Leo Messi y Kylian Mbappé besando la Copa del Mundo.

Según un sondeo, un 77 % considera probable el triunfo de Les Bleus, a pesar de las infecciones virales y la oleada de lesiones que el equipo de Didier Deschamps ha sufrido.

Las medidas de seguridad esta noche serán excepcionales, sobre todo en los Campos Elíseos de París, avenida predilecta de los hinchas de Les Bleus.

En toda Francia, se desplegarán 14.000 efectivos entre policías y gendarmes, de los que 2.750 en la ciudad de París.

El ministro del Interior, Gérald Darmanin, ya justificó esta semana el robusto dispositivo porque el país sigue en alerta terrorista.

En las celebraciones del pase a las semifinales el pasado miércoles por el triunfo ante Marruecos, se lamentó la muerte de un adolescente de 14 años atropellado en Montpellier y se practicaron unas 250 detenciones.

De entre ellas, medio centenar correspondieron, según las fuerzas del orden, a miembros de grupúsculos de ultraderecha que llevaban objetos contundentes como puños americanos.

En caso de que Francia gane, se espera que el lunes por la tarde, sobre las 16 o 17 horas locales, los jugadores desciendan los Campos Elíseos en autobús. Contrariamente a 2018, no se espera que el presidente francés, Emmanuel Macron, los reciba en el palacio presidencial del Elíseo.

BOICOT ATENUADO

Aunque al inicio del torneo un 54 % era partidario de boicotear y no ven ningún partido del Mundial de Catar por los trabajadores muertos en las obras del torneo y las dificultades del colectivo LGTBI, se estima que un 19 % ha rectificado.

La semifinal ante Marruecos atrajo al canal TF1 20,7 millones de telespectadores, en torno al 66 % de los que estaban viendo la televisión. Se trató de un récord de audiencia para un Mundial desde el de 2006.

Aunque varias grandes ciudades francesas mantienen su intención de no retransmitir los partidos en pantallas gigantes como una forma de boicot y entre las que figuran los ayuntamientos de París, Marsella y Lyon, otras han dado marcha atrás y proyectarán la final.

Entre ellas, la ciudad de Toulon (cerca de 170.000 habitantes), que instalará dos pantallas gigantes y una fan zone. Otra urbe importante del sur del país, Perpiñán, también dispondrá de pantallas.

MACRON ENCABEZA EL COMENTADO VIAJE A CATAR

Emmanuel Macron y su esposa, Brigitte, embarcaron a Doha para asistir este domingo a la tribuna de honor del estadio Lusail para presenciar la final del Mundial de Qatar entre Argentina y Francia.

El jefe de Estado galo ya se había desplazado en la semifinal del miércoles (victoria ante Marruecos por 2-0).

Entonces, tuvo que salir al paso de numerosas críticas por haber viajado a un país al que se le responsabiliza por la muerte de miles de trabajadores en las obras del torneo y se le censura por el tratamiento al colectivo LGTBI.

Además, el viaje de Macron, un confeso aficionado al fútbol, sucede en pleno ‘Catargate’, el escándalo de presunta corrupción en el Parlamento Europeo vinculado a Catar.

Entre los invitados presidenciales para la final ante Argentina, figura el judoca medallista Olímpico Teddy Riner. También estarán los campeones del mundo con Francia en 2018 Presnel Kimpembe, Paul Pogba, y N»Golo Kanté, ausentes en Catar por respectivas lesiones.

Otro lesionado de la selección, Christopher Nkunku, integrará la comitiva, así como la francesa Stéphanie Frappart, la primera mujer árbitro en pitar un encuentro de un Mundial.

Sin embargo, Michel Platini, leyenda del fútbol francés y expresidente de la UEFA, declinó la invitación de Macron para evitar encontrarse con miembros de la FIFA, según Europe 1.

Platini fue juzgado por corrupción por su etapa en la UEFA, aunque fue absuelvo el pasado julio.

De acuerdo con la prensa, tampoco accedieron a la invitación presidencial Laurent Blanc (campeón del mundo en 1998), ni Karim Benzema, Balón de Oro de 2022 que resultó lesionado en el inicio de la competición.

El jugador del Real Madrid colgó este viernes un enigmático mensaje en las redes: «Eso no me interesa», señaló, sin dar más detalles sobre a qué se refería.

Comentarios
Difundelo
A %d blogueros les gusta esto:
Permitir Notificaciones OK No gracias