Los meteorólogos reciben una tecnología clave justo a tiempo para esta temporada de huracanes

Por Allison Chinchar, CNN

(CNN) — Faltan menos de seis semanas para el inicio oficial de la temporada de huracanes en el Atlántico y los meteorólogos recibirán una actualización esencial justo a tiempo para el comienzo de la temporada.

Una nueva tecnología de la Universidad de Wisconsin ayudará a preparar previsiones más detalladas y proporcionará información más fiable a los meteorólogos y a los planificadores de emergencias, lo que en última instancia debería traducirse en resultados mejores y más seguros para la seguridad pública.

La Técnica Avanzada Dvorak (ADT, por sus siglas en inglés) es un método basado en satélites para determinar la intensidad de los ciclones tropicales. Las mejoras previstas incluyen el uso de imágenes de resolución completa de los satélites meteorológicos, una mejor identificación de la ubicación del ojo de cada tormenta y la capacidad de analizar mejor los huracanes que se producen fuera de las regiones tropicales.

Desarrollado por investigadores del Instituto Cooperativo de Estudios Meteorológicos por Satélite (CIMSS, por sus siglas en inglés) de la Universidad de Wisconsin, el ADT proporciona una indicación de cómo podría fortalecerse una tormenta, especialmente si se acerca a zonas costeras pobladas.

Nombres de los huracanes de la temporada 2022 en el Atlántico

Los nombres de las tormentas tropicales y de los huracanes son alfabéticos y alternan entre masculino y femenino. Es raro que se necesite la lista completa en una temporada.

Tanto la de 2020 como la de 2021 fueron temporadas de huracanes atlánticos muy activas, y si este año resulta ser como los dos anteriores, las actualizaciones serán bienvenidas.

Huracanes que azotarán el Atlántico este año ya tienen nombre

¿Cómo se utilizará esta nueva tecnología?

«Para nosotros, el objetivo es proporcionar una herramienta para que los pronosticadores puedan hacer mejor su trabajo», dijo Tim Olander, investigador del CIMSS de la Universidad de Wisconsin en un comunicado de prensa.

El comunicado también señala que, dado que los preparativos para la llegada a tierra y las evacuaciones son costosos y perturbadores, «unas previsiones precisas con la ayuda de la ADT pueden tener enormes implicaciones para los planificadores de emergencias que deben decidir si emiten una orden y para los residentes que deben seguirla».

Una de las actualizaciones de la ADT prevé abordar el problema de frente, proporcionando una mejor identificación de la ubicación del centro de circulación (a menudo llamado el ojo de la tormenta).

«Determinar el centro de circulación con el mayor grado de precisión es muy importante para el Centro Nacional de Huracanes, ya que nos ayuda a comenzar el proceso de previsión con las mejores condiciones iniciales, lo que probablemente hará que las previsiones de la trayectoria sean más precisas», dijo John Cangialosi, especialista principal en huracanes del NHC. «Además, el ADT en sí funciona mejor cuando la posición central utilizada en la técnica es más precisa, lo que a su vez proporcionará mejores estimaciones de intensidad al NHC».

Hay muchas formas diferentes de obtener información para las previsiones tropicales. Una de las más valiosas es la de los cazadores de huracanes, que vuelan con aviones directamente hacia los sistemas tropicales para recoger los datos críticos que utilizan los pronosticadores del NHC. El problema es que los sistemas tropicales son fluidos y cambian constantemente, y los cazadores de huracanes no pueden volar las 24 horas del día a través de todas y cada una de las tormentas.

Con más datos, los pronosticadores pueden reducir los errores en la trayectoria futura de la tormenta, lo que se llama el ‘cono de incertidumbre’ del pronóstico. Poder reducirlo, aunque sea un poco, puede ayudar a los planificadores urbanos, a los gestores de emergencias y a los residentes locales a saber cuándo deben evacuar.

«Cuando el NHC hace volar aviones cazadores de huracanes hacia las tormentas, se basan principalmente en esa «verdad sobre el terreno» para la estimación de la intensidad actual», explicó Phil Klotzbach, científico investigador de la Universidad Estatal de Colorado (CSU, por sus siglas en inglés). «Sin embargo, cuando no hay aviones, la NOAA se basa en una variedad de herramientas de estimación por satélite para evaluar la intensidad actual de una tormenta».

Una de esas herramientas incluye las estimaciones de Dvorak, analizadas subjetivamente, de la Subdivisión de Análisis y Previsión Tropical, así como de la Subdivisión de Análisis por Satélite. El análisis de esas herramientas y de otras se incorpora directamente a las previsiones.

«Además de estos análisis subjetivos, el ADT también se ejecuta de forma automatizada cada 30 minutos y proporciona estimaciones de la intensidad de la tormenta», señaló Klotzbach. «Se puede ver cómo el NHC combina estas herramientas en algunos de sus análisis de previsión del huracán Sam del año pasado».

El nuevo software para mejorar las posiciones del centro de tormentas ADT se llama Automated Rotational Center Hurricane Eye Retrieval (ARCHER).

Olander señaló que las versiones anteriores del ADT utilizaban imágenes infrarrojas (IR), que, a diferencia de las imágenes visibles, están disponibles en todo momento del día. Pero la nueva versión cuenta con imágenes adicionales para ayudar a la previsión.

«La técnica utiliza datos satelitales multiespectrales para mejorar la determinación del centro de la tormenta en comparación con las imágenes infrarrojas», subrayó Olander.

Además de los huracanes de la cuenca atlántica, el sistema funciona bien para las tormentas tropicales de otros océanos, donde puede ser más difícil obtener mediciones directas.

«Es importante poder estimar la intensidad de una tormenta para ayudar a los planificadores de emergencias a prepararse para cualquier tormenta que pueda interactuar con las regiones costeras y los centros de población, así como con los intereses náuticos, como la navegación y el ejército», añadió Olander.

«Lugares como Canadá, Reino Unido y Europa están muy interesados en este tipo de tormentas y en cómo pueden afectarles, ya que pueden causar muchos daños», subrayó Olander. «Ampliar el ADT para que proporcione estimaciones de intensidad cuando la tormenta esté en estas regiones puede ser una enorme ayuda para los pronosticadores de esas zonas».

¿Otra temporada de gran actividad?

La CSU es sólo una de las más de una docena de instituciones académicas, organismos gubernamentales y empresas privadas de previsión que elaboran proyecciones estacionales.

El equipo del Proyecto de Meteorología Tropical de la CSU publicó su previsión anual de huracanes en la cuenca atlántica a principios de este mes, anunciando 19 tormentas con nombre para esta temporada de huracanes, cinco más de lo normal. De las 19 tormentas, se espera que nueve se conviertan en huracanes y cuatro en huracanes mayores de categoría 3 o superior.

Climatológicamente, alrededor del 30 % de todos los huracanes del Atlántico tocan tierra en Estados Unidos. Sin embargo, no es necesario que todas las tormentas previstas toquen tierra en EE.UU. para que se considere una temporada agitada.

«Es importante entender que no importa si hay 20 tormentas o una; si te impacta, es una temporada movida», dijo Haley Brink, meteoróloga de CNN.

La probabilidad de que un gran huracán toque tierra en la costa de EE.UU. es ahora del 71 %, muy por encima de la media del 52 % del último siglo, según el informe de la CSU.

Estadísticas como éstas demuestran por qué es importante empezar a prepararse ahora, revisando sus planes de evacuación y asegurándose de que su kit de evacuación está en orden y actualizado.

Los meteorólogos de CNN Caitlin Kaiser y Jennifer Gray contribuyeron a este informe.

Publicado en CNN en español

Comentarios
Difundelo
Permitir Notificaciones    OK No gracias