Arzobispo Ozoria: la injusticia, la violencia, la guerra, la hipocresía, no caben en la dinámica del cristianismo”

Santo Domingo, 11 abril – El arzobispo de Santo Domingo, Monseñor Francisco Ozoria, inició con el Domingo de Ramos la celebración de las actividades conmemorativas de la Semana Santa y en su homilía criticó la sociedad de hoy, en la que dijo se vive un mundo de apariencias y en medio de la mentira.

En una misa oficiada en La Catedral Primada de América, Monseñor Ozoria lamentó que se viva en ese mundo de apariencias y recomendó a la gente optar por el bien, la justicia y la paz.

Monseñor comparó la sociedad en la que vivió Cristo con la sociedad de hoy y concluyó en que ante la justicia de los hechos, prefieren al injusto y condenan al justo.

 “El mundo de hoy se deja llevar por el poder político, por el poder económico, por el sistema materialista y el prestigio de una sociedad que contradice todo lo humano que Jesús nos enseña”, dijo el arzobispo

Recalcó que actualmente la gente vive de la apariencia, de hipocresía, prefiere la mentira ante la verdad, ante la justicia lo injusto y condena al justo, tal como sucedió con Jesucristo, hace casi dos mil años.

Criticó que estemos contrarios a lo que propone el Señor de vivir de manera auténtica, en la verdad y el amor sincero.

En la homilía con motivo del Domingo de Ramos, Ozoria Acosta expresó que el Señor invita a todos a tomar la opción del bien, la justicia, la paz y la verdad.

“Por tanto, la injusticia, la violencia, la guerra, la hipocresía, no caben en la dinámica del cristianismo, en la dinámica de la fe; el Señor quiere de nosotros una autenticidad; si proclamamos que Cristo es nuestro Señor, el rey, debemos mantenerlo en todo caso, en toda situación y no podemos vivir de apariencia”, sostuvo.

Recuerda que Jesús hace la entrada triunfal a Jerusalén montado en un burrito, en momento en que los reyes de la tierra y los poderes en el mundo utilizaban los mejores caballos y bien armados para mostrar la fortaleza y la grandeza.

Insta aprender las enseñanzas que deja el Señor con su entra a Jerusalén en un burrito, sobre todo a quienes tienen poderes políticos, económicos y de prestigios en la sociedad, quienes se creen tenerlos todos.

Por tanto, dijo “Jesús nos enseña que su reino no es de este mundo, que su reino es verdad, de justicia y que como rey él es humilde y sencillo”.

Invitó a reflexionar sobre la vida y acciones de Jesús, que contradice todo lo humano, lo político, así como todo el sistema basado en lo material.

En otro orden, en la celebración en la iglesia Las Mercedes, Fray Frankely Rodríguez, atribuyó la degradación moral, la violencia y otros males de la sociedad dominicana a la desintegración de la familia.

Consultado durante la precesión por calles de la Ciudad Colonial, Fray Rodríguez cree que la violencia depende mucho de la familia, por lo que si este núcleo es sano se tendrá una sociedad sana.

Consideró correctas las medidas tomadas por el presidente Luis Abinader para contrarrestar la inflación.

Indica que los altos precios afectan a Los Estados Unidos, Europa, Asia y África.

Comentarios
Difundelo
Permitir Notificaciones    OK No gracias